Dale caña al piano con Piano Tiles

0

Hoy en día existe una gran variedad de aplicaciones para tocar instrumentos, sea de forma realista u optimizado a modo de minijuego. Hay de todo: guitarras, ukeleles, baterías…  Un claro ejemplo de ello es el Piano Tiles, un juego simple, divertido y adictivo que pondrá a prueba nuestra coordinación y habilidad que consiste en tocar o mantener las teclas negras de piano conforme vayan apareciendo y evitar darle a las blancas. Hay 4 modos disponibles: Clásico, Arcade, Relay, Zen y Modo Libre, cada uno con sus características específicas para hacer la jugabilidad diferente ya sea a un ritmo más tranquilo o para desafiarnos al límite.

Piano Tiles

Piano Tiles supone una experiencia divertida a la vez que un reto pues no cuesta demasiado completar la mayoría de canciones pero superar las más difíciles o conseguir una buena puntuación en alguna de ellas puede llegar a ser el reto que buscamos, a veces hasta una obsesión para superarnos a nosotros mismos si somos testarudos. Ampliar nuestra cultura musical siempre es bueno y en este caso la aplicación aporta mucho material para enriquecerla.

La jugabilidad es sencilla a la par que divertida y pasaremos un buen rato poniendo a prueba nuestros reflejos. Se sorprendería uno al ver lo capaz que es de procesar información cuando la canción se vuelve complicada y tenga que tocar muchísimas notas que vienen en escalera a toda velocidad. Si conseguimos que se lo descarguen amigos, Piano Tiles multiplica su diversión. Nos desafiamos aspirando a retos mayores y nuestra habilidad mejora paralelamente.

Piano Tiles

Piano Tiles está tanto disponible para como iOS aunque para los usuarios de la manzana tiene otro nombre, Don’t Tap The White Tile. Si disfrutamos la experiencia que ofrece el juego, existe Piano Tiles 2 con más canciones y más retos para nuestro disfrute, aunque empezar por el original suele ser la opción correcta.

 

Vota este artículo

Artículos relacionados

Compartir

Autor

Uri

Animador 3d , músico y viciado en los ratos libres.

Dejar un comentario