No, no puedes restaurar la funda amarillenta de tu móvil

0
Seguramente, con tu nuevo smartphone hayas adquirido una funda de silicona, pero ésta ha perdido su color original derivando en una funda amarillenta sin glamour ninguno.

Probablemente hace unos meses que adquiriste un nuevo smartphone y con él, una funda transparente de silicona que ahora ya no luce tan bien como el primer día. Quizá ahora ha derivado en una funda amarillenta y te preguntas si podrías devolverla a su estado original y estirar su vida útil un tiempo más, pero lo cierto es que por ahora no parece haber una solución a este problema.

Si tu funda tiene silicona, con el tiempo se va a poner amarillenta. Es algo que va a pasar sí o sí ya te gastes 2€ o 20€ en la misma, pues el principal problema viene implícito en el material en sí, que debido a su composición porosa hace que con el contacto a los rayos de sol, se vaya degradando de esta manera.

El mejor consejo para restaurar una funda amarillenta es comprarse otra

Es un poco molesto el hecho de que no se pueda recuperar ese tono transparente original de una funda, pero por el momento no parece haber ningún truco milagroso que consiga hacerlo. Quizá para la próxima funda de tu móvil te interese adquirir una de material rígido (plástico) en lugar de la clásica de silicona o TPU que a los pocos meses se tornará amarillenta.

También puedes optar por lavarla regularmente; no quitará ese amarillismo, pero quizá sí que se rebaje algún tono debido a posible suciedad acumulada que no se había percibido. Eso sí, asegurate de secarla a conciencia a fin de evitar que cualquier posible humedad se cuele en el smartphone.

Generalmente, este tipo de fundas TPU suelen rondar de 2€ a 5€ y duran sin adquirir ese tono amarillo unos 3 o 4 meses aproximadamente. Valora adquirir varias fundas cuando vayas a comprar una de éstas, guarda las que no uses en un lugar a la sombra y así vas teniendo recambios cada vez que veas que la funda se afea.

Es una medida un tanto drástica, pero si eres un hater de fundas amarillentas, puede servirte y no te supondrá un gasto demasiado elevado.

Considera olvidarte de fundas (o no)

Por otro lado, recuerda que existe la posibilidad de llevar tu smartphone sin funda. Al fin y al cabo, el fabricante ha destinado muchos recursos en diseñar y elaborar un cuerpo atractivo (sobre todo en la gama alta) para que ahora vengas tú y lo confines en una funda, haciendo que el grosor también aumente y sea más incomodo tanto a tu mano como al bolsillo.

Bien es cierto que las fundas nos dan ciertas comodidades, como permitirnos el lujo de “tirar” el smartphone encima de la mesa cuando llegamos cansados del trabajo sin que éste sufra o evitar daños mayores en una caída, por ejemplo. Ahí ya cada uno debe valorar qué le conviene.

En resumen: Si quieres evitar lucir una funda amarillenta, considera elegir cualquiera que no sea de silicona o TPU; las más parecidas en cuanto a apariencia son las típicas de plástico rígido, o un bumper.

No, no puedes restaurar la funda amarillenta de tu móvil
Vota este artículo

Compartir

Autor

Alberto Guerrero

Compositor, productor, dramaturgo y tolerante a la lactosa. Sé diferenciar haber de a ver.

Dejar un comentario