Tres aplicaciones móviles de edición fotográfica para depurar como un profesional la calidad de las imágenes

0

Tiempo, formación y recursos. Estos son los tres elementos indispensables que exige la edición de fotografía profesional, y no siempre es posible tenerlos todos alcance para conseguir resultados de primera calidad. Al número de horas que requiere una tarea de esta índole hay que sumarle, como mínimo, ciertas nociones sobre el tratamiento de los colores y el equilibrio de la iluminación, además de un control pormenorizado de softwares concretos que no siempre son de uso sencillo.

Con todo este escenario de por medio, mostramos a continuación un pequeño ranking con las mejores apps diseñadas para eludir todos esos obstáculos sin renunciar a una edición de imágenes especialmente cuidada.

VSCO Cam

De abrir el listado se encarga VSCO Cam, una aplicación móvil pensada para quienes buscan añadir un toque envejecido a sus fotografías, siempre desde la proporción y evitando caer en resultados artificiales. Se trata de un recurso que se ocupa de trabajar el color y jugar con diferentes filtros para obtener acabados analógicos muy naturales. En este sentido, dos de sus opciones más características son el aporte de grano y los desenfoques minuciosamente medidos.

Para lograr una apariencia analógica, VSCO Cam comienza el proceso de edición aplicando el filtro base denominado A6, que a su vez incorpora un nutrido menú de parámetros que permiten al usuario ir modulando la fotografía hasta que esta alcanza la atmósfera deseada. En estos casos, la cantidad de grano tiene como propósito ir variando la sensación de intensidad, mientras que con el desenfoque es posible afinar el desgaste de la foto para darle ese aspecto añejo tan definitorio.

Snapseed

Con Snapseed llega la posibilidad de poner en marcha la configuración de temperatura perfecta para transmitir determinadas sensaciones. Bajo esta línea, sus atributos más sólidos son las herramientas de ambiente y las de curvas de color, que incluyen un extenso e interesante rango de preferencias.

A través de estas dos soluciones, la edición se centra sobre todo en acentuar las figuras seleccionadas por encima de aquellas otras que permanecen en un segundo plano, haciéndolo además con absoluta sutileza. Para completar este juego de contraste están los cambios de temperatura, donde Snapseed propone un amplio repertorio de tonalidades que van desde las más cálidas hasta las más frías, dependiendo de cuál sea la estética perseguida.

Touch Retouch

En lo que a modificaciones fotográficas se refiere, la que va un paso más allá es Touch Retouch, una app cuya utilidad estrella se basa en la supresión de elementos. El usuario, usando una herramienta similar al tampón de clonar de Photoshop, puede eliminar de una imagen todas las partes que previamente haya delimitado.

Si bien es cierto que aquí el nivel de precisión no es tan elevado como en otros softwares profesionales, los resultados pueden mejorar mucho con un poco de práctica. El funcionamiento que plantea es bastante sencillo: sólo es necesario elegir el pincel oportuno y seleccionar con el dedo todo aquello que se pretende eliminar de la foto.

Algo en común

Cabe reseñar que todas ellas disponen de un avanzado sistema de seguridad que sirve para proteger los datos personales recogidos en cada perfil de usuario. Las tres aplicaciones tratan de equipararse a los grandes entornos digitales que acostumbran a manejar diariamente y con eficacia ingentes flujos de datos, como por ejemplo las entidades bancarias y las plataformas de juegos de azar.

Tanto VSCO Cam como Snapseed y Touch Retouch han tomado buena nota de lo que hacen los bancos de nueva generación en materia de ciberseguridad. Estos se caracterizan por encriptar toda la información sensible que viaja desde la web hasta el servidor, evitando así que los números de cuenta o las claves privadas de los clientes queden al alcance de los hackers. En este sentido, el recurso informático empleado es siempre el mismo: el certificado TLS (Transport layer security).

Por su parte, la industria del juego online puede hacer gala de invertir grandes porcentajes de presupuesto en evitar delitos de suplantación de perfiles. No en vano, a día de hoy, cualquier app casino dinero real incorpora en su estructura interna un protocolo de verificación de identidad para comprobar que los jugadores que tratan de acceder a sus cuentas son en efecto quienes dicen ser. La tecnología más usada por las salas de juego en este aspecto es el denominado sistema KYC (Know your customer), cuyo algoritmo se encarga de solicitar telemáticamente a los usuarios todos los documentos digitales que sean necesarios para su identificación. Los editores fotográficos no han querido desaprovechar estas herramientas para despertar una mayor confianza entre la clientela.

Compartir

Autor

Sara Guerra

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.