Does Not Commute, un brillante juego de conducción

0

de conducción los tenemos a punta pala y de diferentes categorías, ya sea de carreras como Fast & Furious o de simulación como Bus Simulator, sin embargo luego nos encontramos con otros títulos tan originales que no se pueden clasificar en ninguna categoría como es el caso de Does Not Commute (o Commute a secas), una paradoja temporal hecha videojuego.

En Does Not Commute no tienes a nadie a quien culpar más que a ti mismo

En Does Not Commute tendremos un coche, un mapa de la ciudad y un destino al que llegar, hasta aquí bien. El vehículo avanzará solo hacia delante y nosotros nos encargaremos de dirigirlo pulsando la izquierda y derecha de la pantalla en función a donde queramos girar. Una vez llegados al punto establecido, en otra parte del mapa conduciremos otro vehículo hasta otro lugar, pero esta vez el coche anterior también estará en el mapa reproduciendo el recorrido de antes. Es decir, el vehículo anterior se moverá fielmente a la carrera que hayamos hecho en el turno anterior, sumándose al mapa y siendo un obstáculo. Esto al principio no parece mayor problema, pero conforme completemos turnos y se vaya llenando la pantalla de vehículos, la cosa cambia.

Does not commute

Mejoras y hándicaps al caos de Does Not Commute

Por otro lado, en Does Not Commute tenemos un tiempo límite y un número de coches que llevar a nuestra meta y si nos chocamos contra algo (ya sea una casa o un coche) el vehículo se nos ralentizará. Por suerte para nosotros, en el mapa van apareciendo bonus de tiempo y alguna mejora como el turbo. Si conseguimos el objetivo el mapa se abrirá y pasaremos a una nueva pantalla con otros tantos vehículos por desplazar, eso sí, en el momento que se acabe el tiempo perderemos la partida.

Gráficamente Does Not Commute cumple muy bien, en un estilo 3D simple pero resultón que le pega mucho (incluso seleccionable el nivel de calidad para dispositivos de gama baja) ambientado en los años 70, incluido menús.

Does Not Commute está en

La guinda viene cuando te decimos que Does Not Commute es gratis, no tiene publicidad y la única compra integrada es una cuenta Premium opcional que permite continuar desde los puntos de control.

Play: Does Not Commute (Gratis)
iTunes:
Does Not Commute (Gratis)

También hay que señalar que el juego está en espanglish de momento, menús en castellano pero la historia en inglés, aunque es un detalle que no afecta para nada a la mecánica de juego.

Does Not Commute, un brillante juego de conducción
3 (60%) 2 votes

Artículos relacionados

Compartir

Autor

Alberto Guerrero

Apasionado de la tecnología en general, pero más aún de enseñarla y compartirla con los demás. Técnico de Telecomunicaciones y sistemas informáticos que nació con un smartphone bajo el brazo.

Dejar un comentario