Typorama: deja que fluya la inspiración

0

¿Conocéis los pósters motivacionales? En pocas palabras, son imágenes habitualmente impactantes (por bonitas, por extrañas, por curiosas) que se acompañan de una frase inspiradora y que nos producen buen rollo, nos transmiten energía y nos acercan al positivismo. Aunque Internet cuenta con muchas parodias de este tipo de pósters, que son los demotivational posters (véase un ejemplo) y que son tan recomendables como los otros, su razón de ser original es la de estar presentes en la habitación o a la entrada de la oficina para que encaremos el día con optimismo.

Si te gustan los pósters motivacionales y quieres pasar a un nuevo nivel, que es hacer pósters motivacionales, una de las mejores aplicaciones del mercado es Typorama. Intuitiva, fácil de usar y con un amplio catálogo de opciones, Typorama evita que pases por Photoshop (o cualquier otro programa de edición) y te permite crear el póster combinando el texto que tú elijas con la imagen que tú quieras.

typorama

El editor cuenta con hasta 19 estilos distintos, un centenar de fuentes, filtros fotográficos y un montón de adornos para añadir a tus instantáneas. Además, ofrece una amplia selección de frases inspiradoras… que a su vez te servirán de inspiración a ti para configurar tus propios pósters. Y también cuenta con una base de datos de fotografías gratis.

Por supuesto, Typorama tiene línea directa con Twitter, Facebook e Instagram (que para eso montamos los pósters, no nos engañemos), por lo que podrás subir a tus redes sociales tus creaciones con un simple click. De hecho, la aplicación cuenta con su propia y muy recomendable cuenta de Instagram, donde encontrará algunas creaciones realmente fantásticas.

Esta app está disponible sólo para iOS y tiene un precio de 1,99 euros.

 

Typorama: deja que fluya la inspiración
5 (100%) 1 vote

Artículos relacionados

Compartir

Autor

David Martinez

Seriéfilo y futbolero: me gusta tanto Breaking Bad como Leo Messi. Runner aficionado. Amante de la cerveza. Y periodista por descarte.

Dejar un comentario