Una perspectiva diferente con Monument Valley

0

Aunque lo primero que se nos venga a la cabeza al leer el título es la zona árida de Estados Unidos, debemos hacer un esfuerzo por apartar esa idea a un lado. Monument Valley es también un juego creado por Ustwo. En él tendremos que guiar a la recién levantada princesa Ida por diversos mundos en forma de torres de visualidad compleja, como caminos sin salida y superficies con formas geométricas imposibles, en un intento de llegar a su destino.

monumentvalley_1
Los 10 niveles que componen Monument Valley son rompecabezas arquitectónicos tridimensionales que el jugador tiene que transformar para abrir la salida a la vez que esquiva unos curiosos hombres cuervo. Cada uno es una pieza elaborada con tacto que juega con la perspectiva y su aspecto visual a la par que la banda sonora acompañante, así como la mezcla de mecánica 2D y 3D que ofrece. Las leyes de la física son un tanto peculiares, pues la princesa es capaz de andar por las paredes y techos según la forma del nivel en cuestión.

mvalley_2
Monument Valley no destaca por su dificultad, de hecho ha sido calificado como un paseo artístico debido al impacto visual que ofrece. No tiene tutorial ni misiones específicas y, pese a todo, son las ganas de descubrir los siguientes niveles lo que más motiva al jugador a seguir su recorrido en ese mundo idílico.
Ganador de diversos premios entorno a mejores diseños, poco queda por añadir. Probarlo significa terminarlo, ya que lo más probable es que Monument Valley nos mantenga enganchados y fascinados a la vez, que es el objetivo de todos y cada uno de los .

Monument Valley está disponible tanto para como para iOS, aunque para los usuarios de a manzana se tendran que rascar un poco más el bolsillo que los del sistema operativo de . Para iOS el precio es de 3,99 euros, mientras que para Android lo podéis encontrar por 1,49 euros. 

Una perspectiva diferente con Monument Valley
4 (80%) 2 votes

Artículos relacionados

Compartir

Autor

Uri

Animador 3d , músico y viciado en los ratos libres.

Dejar un comentario