Mirar el móvil conduciendo, ¡No lo hagas!

0

Mirar el móvil conduciendo no es algo que haya empezado con los Smartphones. Recibir un mensaje de texto (SMS) o comprobar las llamadas ha sido motivo de distracciones y accidentes desde que existen los teléfonos móviles. La ley es severa con estos casos, y es que hay mucho en juego. No solamente es nuestra vida la que peligra, sino la de todos aquellos que nos rodean. Es cierto que con el increíble auge que han tenido las aplicaciones de mensajería instantánea las preocupaciones no han hecho más que aumentar, pues es demasiado fácil distraerse al volante. Intentar escribir un mensaje conduciendo, enviarlo y asegurarse de que se ha recibido puede costar un precio muy alto.

Según diversos estudios, responder a un mensaje de WhatsApp, Telegram o cualquier otro servicio de mensajes en línea requiere de unos 4,6 segundos. Es poco tiempo, sí. Pero al volante cualquier medida de tiempo en la que tengamos los sentidos concentrados en otra cosa puede ser crucial. Incluso en las carreteras rectas, aburridas y monótonas del desierto, conviene prestar atención a lo que nos rodea. Mirar el móvil conduciendo es una de las mayores causas de accidentes de tráfico, algo que por mucho que se quiera reducir sigue teniendo lugar en las carreteras del mundo entero. Las campañas para su concienciación siguen haciendo eco de que mirar el móvil conduciendo es un error y una apuesta inútil, pues cualquier mensaje puede esperar a ser respondido si lo que está en juego es una o diversas vidas.

mirar el móvil conduciendo

Las leyes son severas y más cuando se trata de proteger a los ciudadanos. Conducir un vehículo usando el Smartphone supone una multa de 200€ y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir. Añadimos que las llamadas de voz van incluidas dentro del pack, ya que suponen tener una mano ocupada que es esencial para controlar el vehículo adecuadamente. Existen muchas opciones para poder seguir comunicándonos con los demás mientras conducimos, aunque no con todo el mundo a la vez. Las redes sociales nos tienden a querer hablar con muchísima gente a la vez mediante chats y conversaciones grupales, aunque hace no demasiados años tan sólo teníamos los números de teléfono de los amigos y conocidos más cercanos. Los manos libres siguen siendo usados a día de hoy, y aunque puedan parecer rudimentarios son de lo más prácticos. Recibimos una llamada, la aceptamos o denegamos mediante la voz y ¡Voilá! Una conversación fluida, sin accidentes ni contratiempos, que ha costado un par de segundos aceptar sin tener que apartar la mirada de la carretera.

Mirar el móvil conduciendo está cada día más castigado

Es cuestión de tiempo que se inventen más y mejores métodos para conversar con gente mientras estamos conduciendo, aunque tendremos que esperar hasta que lleguen. Por ahora, mirar el móvil conduciendo sigue siendo un delito y realmente es mejor que así sea. Si estuviera permitido, todos nos permitiríamos el lujo de hacerlo en cada tramo medianamente recto y sin duda los accidentes se multiplicarían. En todo caso, la manipulación manual del móvil es motivo de sanción, así que basta con tenerlo en una mano para que seamos merecedores de multa. Precaución al volante.

Vota este artículo

Artículos relacionados

Compartir

Autor

Uri

Animador 3d , músico y viciado en los ratos libres.

Dejar un comentario